ANPE 622 Mayo-Junio 2024

jueves, junio 13, 2024
InicioHoy hablamos conSilvia Álava 

Silvia Álava 

Los datos son extremadamente preocupantes. En este primer estudio del estado de salud emocional de los docentes, un 38,4 % perciben en su vida criterios diagnósticos para una depresión. Otro 25% tendría una depresión leve. En el estudio realizado el año pasado por la Red de Salud Mental de España vimos que casi la mitad de los docentes tenían depresión o ansiedad.

La salud mental implica sentir que tengo las suficientes herramientas, que estoy capacitada para desenvolverme con éxito a diario. El nivel de dificultad de las aulas se ha incrementado muchísimo desde el confinamiento. Sin embargo, al docente se le ha cargado con una losa de trabajo burocrático, en vez de ofrecerle
herramientas y recursos. Estamos viendo situaciones que llegan al límite por esta carencia. En un 5% de los casos, el profesor tiene conductas autolíticas, un 2% tienen ideas autolesivas a diario. Es muy grave que tengamos un sistema educativo que está permitiendo esto. 

Al profesorado se le pide cada vez más y más pero no se le otorgan  los suficientes recursos.

Los profesores valoran de forma muy positiva la formación sobre cómo gestionar conflictos, cómo funciona el cerebro del niño o del adolescente, programas de estrategias socioemocionales. Esto ayuda a saber qué les puedo exigir en cada edad, a distinguir si quieren llamar la atención, si me están buscando las cosquillas o no. Los programas de educación socioemocional enseñan al docente a utilizar estrategias para gestionar el aula de forma diferente, trabajar la empatía, el respeto. 

A veces, desde el profesorado no entendemos lo mismo por respeto que los alumnos. A lo mejor, ellos no interpretan como falta de respeto las interrupciones en clase, ciertas miradas, o comentarios. Todo esto hay que trabajarlo en equipo: centro, docentes y familias. El objetivo es lograr un buen clima en clase, una responsabilidad de todos. 

Los docentes estamos transmitiendo conocimientos a los alumnos además de regular el clima emocional del aula. Estamos trabajando con cerebritos en construcción. Vamos a dejar de pedir al profesor más y más, y de sumar trámites burocráticos a su labor… y vamos a darle recursos, formación, a cuidar su salud mental para que puedan dedicarse a sus estudiantes, si los docentes no están bien, no pueden cuidar de su clase. 


Carlos Fernández-Alameda
ANPE Nacional

Último número:

- Advertisment -