ANPE 622 Mayo-Junio 2024

sábado, julio 13, 2024
Inicio_ANPE 619 Septiembre-Octubre 2023El corazón tiene razones que la razón no conoce

El corazón tiene razones que la razón no conoce

Consciente de que esta publicación es de docentes para docentes, escribo con el corazón y la razón, ya que para aquel que lo lea, y no lo sea, seguramente encontrará alguna otra razón, pero créanme, sin corazón.

Tras muchos años de vida sindical y ayuda y servicio a todo aquel que lo haya necesitado, debo reconocer que este final y principio de curso, el desconcierto, las dudas, la desgana, a veces la injusticia y el cansancio, fueron tales en número e intensidad.

Varios son los motivos, como tormenta perfecta, que han coincido en el tiempo, nubes como por ejemplo la burocracia, que han ido evolucionando a borrascas huracanes y ciclones, a los que hay que sumar la derivación de los problemas sociales actuales a nuestros centros escolares con una plantilla ya exigua y extenuada sin preparación ni formación específica, obligada por vocación y responsabilidad a multiplicar sus horas de trabajo, ni reconocidas ni pagadas. Es la consecuencia de una profesión sin regular, con disparidades territoriales en permisos, salarios, incluso titulaciones y requisitos para ejercer como funcionario interino. Además, el famoso proceso de estabilización, que más bien ha venido a desestabilizar nuestro cuerpo de funcionarios en cuanto a concursos de traslados o asignación de grupos, al haberse realizado tan chapuceramente, no en el sentir, sino en las formas y maneras, así como la integración de los profesores
técnicos de FP a Secundaria, sin concretar ni desarrollar normativamente derechos y obligaciones.

No olvidemos la excesiva y compleja burocracia. En mis quince años de servicio al sindicato, es la primera vez que una de las consultas más repetidas es cómo programar o evaluar, protocolos de salud, diabetes, alumnado con trastornos de todo tipo, medicación y un largo etcétera. 

“Es la primera vez que una de las consultas más repetidas es cómo programar o evaluar, protocolos de salud, diabetes, alumnado con trastornos de todo tipo, medicación y un largo etcétera.”

Hablando en plata, no podemos ser sustitutos de padres y madres, enfermeros, psicólogos, administrativos o gestores de comedores escolares, o ahora técnicos de infantil con la entrada de 0 a 3 años en los centros.

Por otro lado, seremos los únicos trabajadores que, de nuestro bolsillo, abonamos luz, internet, teléfonos, herramientas tecnológicas, vehículos y un largo etcétera sin remuneración, no digamos horas extras vencidas y no pagadas. Necesitamos y exigiremos una homologación salarial inmediata, justa, reconocida y reconocible.

Nuestra profesión necesita de una regulación de mínimos urgentemente, pues nuestro cuerpo es estatal y las diferencias entre comunidades en cualquier aspecto es abismal, por lo que urge de nuestra clase política un Estatuto Docente y Carrera Profesional que nos una más que nos separe

Por último, trátennos como lo que somos, docentes, y si quieren que seamos otras cosas, metan a otras administraciones o profesionales en nuestros centros educativos, o doblen nuestras plantillas de docentes, pero con formación específica.

Hoy tocó hablar de razones que nuestro corazón de docente tiene y que por desgracia quien ni lo es ni lo ha vivido conoce, y aunque nuestra administración exponga otras razones, que sepa que, sin corazón, ni tendrán estos docentes ni esta educación. 

Saturnino Acosta García
Presidente de ANPE Cáceres

Último número:

- Advertisment -